Como realizar los primeros auxilios en caso de accidente de tráfico

Primeros auxilios en carretera

PAS. Bajo ese simple acrónimo se esconden las tres claves de los primeros auxilios en carretera: proteger, alertar y socorrer. Tres palabras a tener muy presentes cuando, por desgracia, somos testigos de un accidente automovilístico y nos disponemos a ayudar a los afectados.

Es importante reseñar que antes de intentar ayudar a nadie, el primer paso es protegernos a nosotros mismos. Los nervios, en ocasiones, pueden impedir que el lugar del accidente se señalice de forma correcta, lo que provoca que tanto las víctimas como el resto de vehículos puedan sufrir otro percance. Tras asegurar la zona y comprobar que nosotros mismos estamos bien protegidos es el momento de alertar al 112.

Este número de teléfono funciona a nivel europeo y se encuentra activo las 24 horas, permitiendo coordinar una rápida actuación de policía, bomberos y ambulancias. La información que demos a la persona que nos atienda será muy importante, por lo que es conveniente realizar rápida, pero eficazmente, una pequeña evaluación del suceso: número de heridos, su estado, el lugar exacto,…  Cuanto más exacta sea esta información mayor efectividad tendrá el dispositivo que acuda al lugar del accidente.

Tras proteger la zona y alertar a los servicios médicos, llega el momento de socorrer a las víctimas, para lo que siempre opera una regla de oro: no empeorar su situación. Si no se sabe qué hacer, lo mejor es no tocar a los accidentados. Limítate a calmarlos mientras llegan la policía y las ambulancias.

Ahora bien, en caso de que la situación sea crítica -si la víctima sufre una parada cardiorrespiratoria o sangra de manera muy abundante-, no quedará más opción que actuar.

El primer paso será comprobar el pulso en el cuello de la víctima y en caso de no hallarlo, realizar un masaje cardíaco. Si hay hemorragia, se procederá a taponar la herida. Y si ésta se ha producido porque el accidentado se ha clavado algún objeto, no lo intentaremos extraer, nos limitaremos a estabilizar a la víctima para evitar daños mayores.

Éstas líneas de actuación no son la guía definitiva sobre primeros auxilios en carretera, pero proporcionan,  en una situación de vida o muerte, una idea básica de cómo debemos actuar.